AMORES DEL MÁS ALLÁ: EL FANTASMA Y LA SEÑORA MUIR (1947) de Joseph Leo Mankiewicz / JENNIE (1948) de William Dieterle / PANDORA Y EL HOLANDÉS ERRANTE (1951) de Albert Lewin

El arte del cine ha tenido a menudo la feliz idea de hacer coincidir sus historias románticas con el mundo irreal, mágico y fantasmagórico del género fantástico. Ejemplos de ello los hay a patadas y, como no sólo de Ghost vive el hombre, ahí van tres de las mejores muestras de lo bueno que puede ser el cine romántico cuando el amor llega desde el más allá.

        El fantasma y la señora Muir (The ghost and Mrs. Muir) MV5BMTI4Mjg5OTY5MF5BMl5BanBnXkFtZTYwNTI5OTk5__V1__SX281_SY400_de Joseph Leo Mankiewicz. La historia de amor entre una joven viuda (Gene Tierney) y el fantasma de un capitán de barco (Rex Harrison) que habita la casa que ella alquila es la película menos intelectual de su autor, la más cálida y cercana, una rareza en la filmografía de Mankiewicz a la altura de sus films más reconocidos. Una de las películas preferidas del escritor Javier Marías, como se puede comprobar en su libro Donde todo ha sucedido.

        Jennie (Portrait of Jennie) de William Dieterle. La película que más le gustaba a Buñuel narra la historia de un pintor sin éxito (Joseph Cotten) que recobrtt0040705_largeCovera la inspiracion al conocer en un parque a una niña (Jennifer Jones) que, en cada nuevo encuentro, se va transformando misteriosamente en una mujer. El pintor se enamora de ella, pero descubre que Jennie encierra una trágica historia.

        Con guión de Ben Hecht, música de Bernard Hermann y fotografía de Joseph H. August (impresionante la escena en que Jennie está patinando, que probablemente tuvo en cuenta Ted Demme para un momento similar, con Natalie Portman, de Beautiful girls), la película es una maravillosa obra maestra recuperada que no tuvo ningún éxito en su momento.

        Pandora y el holandés err01673ante (Pandora and the flying dutchman) de Albert Lewin. Producción británica rodada en Tossa de Mar, adapta la conocida leyenda del holandés castigado a vagar por el mar (James Mason) hasta que una mujer (Ava Gardner) se enamore de él  y le libre así de su maldición.

        Una de las pocas películas que realizó el no demasiado conocido Albert Lewin, con fotografía del gran Jack Cardiff, habitual colaborador del director Michael Powell. Obra de culto, quizá no tan redonda como las dos anteriormente citadas pero con una ambientación onírica y un aliento trágico que atraen irremediablemente.

            El fantasma y la señora Muir está editada en DVD por Fox.

            Jennie y Pandora y el holandés errante están editadas en DVD por

            Regia Films.

Anuncios

8 comments so far

  1. superclasico1 on

    He legado aquí por casualidad y me a impresionado, Magnifico.

    Gracias
    Un saludo.

  2. orsonwelles on

    Gracias a ti por tu comentario. Un saludo.

  3. plared on

    La imagen de Ava Gardner vestida de blanco si no recuerdo mal. Absolutamente impresionante, nunca mas bella en una pelicula que en esta pandora. Por cierto no creo que este por debajo de las otras dos. En cuanto al fantasma, una de esas comedias romanticas absolutamente deliciosa con un fantasma cascarrabias y entrañable, como pocas veces se ha visto en el cine. _SAludos

  4. orsonwelles on

    Pues a mí la Ava que más me gusta es la de La noche de la iguana, y eso que la película no me entusiasma. En cuanto a Pandora es una peli que me encanta, pero es que El fantasma y Jennie son dos de mis mayores debilidades. Un saludo.

  5. Emilio on

    Portrait of Jennie:
    Gran película, rodeada de un halo de misterio envuelta en una atmósfera casi onírica que se mantiene a lo largo de toda la cinta, conseguida en parte por la genial música de Debussy, la fotografía y los efectos especiales (no en vano le valieron un Oscar). Pocas películas han conseguido crear de forma tan veraz esa sensación, aunque sea de una manera parcial, como en la película “Vertigo”(en el inglés original) de Alfred Hitchcock.
    Su magistral tratamiento en escena de todos estos elementos consiguen lo que podría parecer imposible en la mundanal Nueva York: crear un espacio completamente intemporal, incluso a veces, la acción parece transcurrir en la campiña en vez de una gran urbe. A mí, que pasé mi infancia en una tierra de mar y faros, valoro de manera especial también una de las escenas más memorables de la película, a pesar del artificio de los efectos cinematográficos, me refiero a la que tiene lugar en ese faro envuelto en la tormenta.
    Creo que de manera similar se han expresado todos a los que les ha gustado esta obra de arte cinematográfico, por ello quiero destacar algo diferente, al margen de la musa convertida en amor imposible de su protagonista, y sería la de la frase del amigo, que trabaja como mecánico, del pintor Eben Adams que encarna Joseph Cotten, admirado por aquello que lleva a un artista a sacrificarlo todo: “La mayoría de nosotros piensa que no hay nada que merezca la pena, salvo vivir la vida lo más cómodamente posible, ganar un poco aquí, otro poco allá, comer, dormir y morir. Entonces te encuentras con alguien como tú que no se preocupa por nada de eso y te preguntas si tal vez no te estás perdiendo algo”.

  6. orsonwelles on

    Jennie y De entre los muertos, como La noche del cazador, Suspense o Lilith, por citar sólo tres más, son películas extrañas, únicas incluso dentro de las filmografías de sus autores. No se parecen a ninguna otra, y tienen aún más mérito considerando en qué épocas se rodaron.
    Gracias por la visita y por tu comentario.
    Un saludo.

  7. Emilio on

    Ciertamente Orson, además, se podría añadir también que de entre todas las obras maestras del cine en blanco y negro, por su fotografía y el contraste magistral de luces y sombras, “La noche del cazador” (y ya que la has mencionado), se puede considerar entre las primeras junto a “El tercer hombre”, incluso un solo plano como el de la película “El retrato de Dorian Gray” de Albert Lewin, concretamente el de la lámpara oscilante tras el crimen perpetrado por el protagonista, mostrando sin palabras la imagen de la maldad y los claroscuros del alma humana, se podría contar entre los mejores que se hayan filmado.
    Saludos

  8. orsonwelles on

    El tercer hombre es otra de mis intocables, y Lewin tiene una filmografía muy personal mostrando habitualmente personajes atormentados y con un toque fantástico. Su Dorian Gray y su Pandora me parecen las mejores que hizo.
    Un saludo.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: