A 23 PASOS DE BAKER STREET (1956) de Henry Hathaway

Que sí, que ya sabemos que Alfred Hitchcock era la hostia en vinagre, que (casi) todas sus películas son obras maestras, y que los cineastas que se atrevieron a filmar a su sombra una historia de intriga y misterio deberían avergonzarse y pedir disculpas porque seguro que el genial gordo inglés lo habría hecho mucho mejor. Pero una vez conocidos los mandamientos, y teniendo en cuenta que A 23 pasos de Baker Street (23 paces to Baker Street) no recurre en ningún momento al suspense -recurso que, en el cine, pertenece por derecho propio a Hitchcock, pero que en la literatura ya habían utilizado escritores como Cornell Woolrich, autor del relato que dio origen a La ventana indiscreta (Rear window, 1954)-, no estaría de más que, en lugar de rasgarnos las vestiduras, disfrutáramos esta película como lo que es: un entretenimiento con una magnífica ambientación, que cuenta con un ritmo y una intriga que no hacen sino avanzar y con un brillante guión, con sus dosis justas de humor, que probablemente provoque sarpullidos a los que consideran que todo lo que aparece en una película ha de ser creíble, los cuales, por tanto, tampoco serán demasiado aficionados al cine de Sir Alfred. 

       ¿Que Hitchcock la habría hecho mejor? Sin duda. ¿Y qué habría hecho Orson Welles con una película que sólo es buena a ratos como Topaz? ¿Y Wilder o Lubitsch con ese churro disfrazado de genialidad que es Pero…¿quién mató a Harry?

               Editada en DVD por Fox.

Anuncios

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: