UNA HISTORIA INMORTAL (1968) de Orson Welles

Orson Welles ya había intentado llevar al cine en diversas ocasiones algunos relatos de la baronesa Karen Blixen, conocida literariamente como Isak Dinesen, una de sus autoras preferidas y a quien llegó incluso a escribir una carta de admirador que aún se conserva pero que nunca le envió, aunque finalmente sólo pudo llegar a adaptar La historia inmortal (The immortal story), un extenso texto incluido en la colección Anécdotas del destino (Anecdotes of destiny, 1958). El proyecto que inicialmente querían llevar a cabo Welles y la productora francesa era adaptar varios cuentos de la escritora danesa para estrenarlos como serie de televisión, pero, como tantas veces le ocurrió a Welles, el asunto naufragó, aunque en esta ocasión sí consiguió terminar y estrenar simultáneamente en cine y televisión el primero de los episodios previstos, de apenas una hora de duración.

        El cuento y la fiel adaptación de Welles tienen como protagonista a Charles Clay, un rico y ambicioso comerciante de Macao (recreada sin ningún desfilfarro en el pueblo madrileño de Chinchón), quien tras escuchar una leyenda que va de boca en boca entre los marineros se propone, con la ayuda de su fiel criado, convertirla en realidad, pagando a una mujer (Jeanne Moreau) y a un joven marinero para que se conviertan en los personajes de la historia. Pero el destino le tendrá preparada una sorpresa que tiene que ver con su pasado.

        

     

        La película consiguió por fin unir a dos grandes artistas que tenían en común el gusto por las historias fantásticas (la primera parte de La historia inmortal, con el criado Elishama leyéndole a Clay en sus noches de insomnio, recuerda a Las mil y una noches), por la fábula y la leyenda. Welles le prestó su voz al narrador y su presencia al protagonista, un personaje que se cree todopoderoso y quiere llegar a ser Dios, manejando a las personas como marionetas para convertir la fantasía en realidad, y que pasa a engrosar la lista de personificaciones del poder, con Charles Foster Kane, Hank Quinlan y Gregory Arkadin a la cabeza, a las que dio vida uno de los grandes genios del siglo xx.

Anuncios

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: