FORCE OF EVIL (1948) de Abraham Polonsky

Con este tributo lo único que está haciendo la industria del cine norteamericano es reconocer que la delación es buena y que al final a quienes traicionan sus ideales o a sus amigos se les acaba premiando. (Abraham Polonsky, tras concedérsele el Oscar honorífico a Elia Kazan en 1999)

Abraham Polonsky fue uno de los grandes damnificados de la caza de brujas perpetrada por el senador Joseph Raymond McCarthy durante la administración Truman. Convocado para declarar por el Comité de Actividades Antiamericanas, Polonsky se negó, y como consecuencia su carrera en el cine se vio reducida a un puñado de guiones, muchas veces sin acreditar, y a sólo tres películas como director, dos de ellas realizadas cuando la tempestad ya hacía tiempo que había pasado. Entre los guiones destaca el de Cuerpo y alma (Body and soul, 1947), uno de los grandes films a caballo entre el cine negro y el mundo del boxeo, dirigido por Robert Rossen. Sus realizaciones, además de Force of evil, son El valle del fugitivo (Tell them Willie Boy is here, 1970), un atípico western con Robert Redford que me gusta mucho y que puede interpretarse como una crítica a la persecución que sufrió Polonsky, y Romance of a horsethief (1971), una de cosacos con Yul Brinner y Eli Wallach que no he visto.

        A raíz de su distribución en dvd, su primera película se ha conocido en España como La fuerza del destino  y como El poder del mal, e incluso en alguna filmografía aparece como El imperio del mal, con lo cual, ante semejante despropósito, lo mejor será conservar su título original. Force of evil, protagonizada por John Garfield (otra víctima ilustre de la caza de brujas), se aleja del romanticismo y del aspecto mítico de los protagonistas tan presentes en el género para mostrar, de una manera tan realista como poco frecuente en la época, carente de cierto cinismo o idealismo que la suavice, la corrupción de una sociedad enferma en todos sus estamentos, ambiciosa y violenta, y cómo esa corrupción y los conflictos morales que produce se reflejan en los personajes, incapaces de escapar de un sistema que los engulle. 

        En oposición a ese realismo argumental, Polonsky llena el film de poesía tanto en sus diálogos como en sus preciosas y complejas imágenes, de un barroquismo que me recuerda al cine de Orson Welles y al de, en ocasiones, Robert Aldrich, consiguiendo la que para mí es una de las grandes obras maestras del cine negro.

               Editada en DVD por Regia Films.

Anuncios

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: