EL SALARIO DEL MIEDO de Georges Arnaud

Contemporáneo de Sartre, Camus y Malraux, Georges Arnaud, de nombre real Henri Girard, no es precisamente uno de los escritores franceses más prestigiosos del pasado siglo. Activista político a favor de la independencia de Argelia, conoció el éxito gracias, sobre todo, a su novela El salario del miedo (Le salaire de la peu, 1950). Escrita tras su estancia en Sudamérica, cuenta la historia de unos exiliados que malviven esperando un trabajo que les permita ganar lo suficiente para largarse. A cuatro de ellos les llega la oportunidad: deberán conducir un camión cargado de nitroglicerina que al menor descuido les hará saltar por los aires.

        Con cierta crítica hacia la explotación capitalista, la novela es ante todo un estudio sobre el miedo a morir, sobre los límites que puede llegar a soportar la condición humana (que diría Malraux) para conseguir aquello que se desea por encima de todo, sin saber que las paradojas del destino esperan a la vuelta de cualquier curva. Sin recurrir a golpes de efecto ni a parafernalias estilísticas, el gran logro de Arnaud es hacernos sentir de la manera más directa cómo la angustia de los personajes va creciendo a cada minuto, a cada segundo de un trayecto que les hará descubrirse a sí mismos.

        La popularidad de la novela fue aún mayor tras el estreno en 1953 de la extraordinaria adaptación cinematográfica de Henri-Georges Clouzot, mucho mejor, desde luego, que el remake de 1977 titulado Carga maldita (Sorcerer), dirigido por William Friedkin y con nuestro Paco Rabal formando parte de un reparto internacional.

        El siguiente fragmento corresponde a la que es, posiblemente, la escena más terrible de la novela y de la película de Clouzot, protagonizada por unos estupendos Ives Montand y Charles Vanel.

        “Johnny sigue retrocediendo delante de los faros. Como en un sueño, resbala y tropieza en esa pesadilla de fango; como en un sueño, tropieza y cae de espaldas. Pero no es un sueño, porque no se despierta al gritar. Con la cabeza fuera del líquido que cubre por completo su cuerpo caído, grita una y otra vez. El camión continúa avanzando implacablemente hacia él. Gerard lo ha visto todo, pero no levanta el pie para frenar; lo importante es pasar. La rueda delantera llega al pie del rumano, lo pisa, lo aplasta contra el fango que se solidifica bajo la enorme presión. Johnny forcejea, grita, siente cómo le trituran la pierna, aúlla como si lo mataran. Sturmer, con la mirada fija en lo alto de la cuesta que va a subir, no presta atención a ese cuerpo desarticulado que está aplastando, o tal vez ahogando, quién sabe, bajo las ruedas; qué importa, hay que pasar. Hay que pasar.”

               Traducción de Encarna Castejón.

               Publicada por Editorial Debate.

Anuncios

7 comments so far

  1. plared on

    Sin duda una gran pelicula, que no solo es denuncia social, tambien bastante entretenida, algo que este tipo de cien suele olvidar en aras de un activísimo que lo suele lastrar. Gran pelicula sin duda y una interpretación muy buena de Ives Montand

    El libro o lo he leído, asi que no puedo decir nada. Tu blog, me ha gustado la verdad es que bastante, pasare por aquí, aunque si algo soy es perezoso para casi todo…. SAludos

  2. Mofo Lany on

    la meilleure analyse que j’ai lue – George Arnaud était très mal vue dan sson pays, qu’il détestait et où il était persécuté. Aujourd’hui, personne ne le connait dans son pays

  3. orsonwelles on

    Merci beaucoup pour vos paroles. Salutations!

  4. Mofo Lany on

    Il faut les lire tous les autres romans, c’est un des meilleurs écrivains français, Hélas, il était haï par les autorités (de Gaule, etc) , il était meilleur qu’Hemingway aux USA, Aujourd’hui, personne en France ne soupçonne l’existence de ce génie

  5. Belen on

    Appreciate this post. Will try itt out.

  6. Mofo Lany on

    Henri Girard (George Arnaud) , : un écrivain Français d’exception, qui est méprisé , méconnu, oublié en France de 2017 . On peut trouver ses livres pour 0.30 euros chez les bouquinistes, car il est oublié malgré son talent – Il écrivait sans arret, même sans papier disponible ! Toujours le besoin impérieux d’écrire ne le lâchera jamais, partout. C’était un anarchiste QUI avait une aversion terrible pour la France. Il a longtemps vécu en Espagne, en Algérie. Jamais en France. C’était un virtuose, un vrai aventurier, comme Joseph Conrad, , etc, etc

  7. Mofo Lany on

    (suite) tous ses livres sont exceptionnels , il faut les lire (on les trouve sur EBAY) – C’est un survival kit pour aventurier ( je suis moi-même un aventurier)


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: