SERENATA de James M. Cain

Un cantante de ópera de oscuro pasado que, tras perder la voz, malvive en Méjico; una prostituta mejicana de la que se enamora y que le hace recobrar el interés por la vida; un capitán de barco amante de la ópera y la música clásica que les ayudará a llegar a Estados Unidos, donde espera de nuevo la gloria y el éxito en el cine; un famoso y manipulador director de orquesta que en el pasado mantuvo una relación homosexual con el cantante y que vuelve para recuperarle…Amor fou, tragedia, ópera, el Hollywood de los años 30, la homosexualidad reprimida, la religión, la belleza y la muerte con toda la carga simbólica que estos temas tienen en la cultura mejicana para una novela de culto e inclasificable titulada Serenata (Serenade, 1937), en la que el gran James Mallahan Cain, gran aficionado a la ópera, se desvía del género negro más clásico para otorgarle otra dimensión y las que hagan falta. De argumento imposible y delirante, casi como una pesadilla en primera persona, que podría hacer babear durante horas a quienes gustan de las telenovelas, gracias a la prosa de Cain Serenata se convierte en una de las más insólitas, singulares y apasionadas obras maestras de la literatura norteamericana, y cuyo equivalente en el cine podríamos encontrarlo sobre todo en las filmografías de Nicholas Ray o Douglas Sirk.

        De hecho, durante años circuló el malentendido, por la similitud entre algunas de sus escenas, de que la película de Sirk titulada Interludio de amor (Interlude, 1956) –remake del film de John M. Stahl When Tomorrow Comes (1939)- era una adaptación de Serenata, cuando en realidad lo era, y también la película de Stahl, de otra obra de Cain titulada Una cenicienta moderna (A Modern Cinderella). Curiosamente, en el mismo año 1956 se estrenaba Dos pasiones y un amor (Serenade), protagonizada por Mario Lanza y Sara Montiel, que sí está basada, aunque con importantes variaciones, en Serenata, pero que, lamentablemente, supone uno de los escasos puntos negros en la formidable filmografía de Anthony Mann.

        “-Por la noche, cuando estoy solo, escuchando mi radio, pienso mucho en la belleza. Trato de descubrir la razón, por qué un hombre como Strauss pudo poner en la superficie los peores sonidos que jamás profanaron la noche y a la vez darme algo tangible. Hay una cosa que sé: la verdadera belleza tiene terror. Ahora responderé a tus juicios despectivos sobre Beethoven. Hay terror en él, no así en los compositores de oberturas. Escribieron buena música, después de lo que has dicho los escucharé con respeto. Pero si arrojas una piedra sobre Beethoven, jamás la oirás llegar al fondo. Transmite la eternidad y el infinito, que llegan al alma como la muerte. Recuerda lo que te digo. En esa pequeña hay terror, espero que no lo olvides en tus relaciones con ella.

        No tenía nada que responder. Dios sabe que yo había percibido ese terror en ella. Encendimos las pipas y contemplamos Ensenada, bajo la luz gris que por momentos se volvía azul y violeta. No me quedaban cigarrillos, fumaba el tabaco del capitán, en una pipa que él me había prestado después de limpiarla con un chorro de vapor en la caldera. A menos de treinta metros del barco surgió del agua una aleta negra, horrible. Debía de medir unos veinte centímetros y no zigzagueó ni hendió el agua ni hizo ninguna de esas cosas que dicen los libros. Permaneció allí un par de segundos, hasta que se produjo un fuerte coletazo y desapareció bajo el agua.

        -¿Lo viste, muchacho?

        -¿Qué cosa tan horrible, no?

        -Es la demostración de lo que estoy tratando de decirte. Mira bien. Mira el agua, la espuma, los colores de la orilla. ¿Crees que ahí está la belleza del mar del Trópico? No está ahí. Está en el conocimiento de lo que acecha bajo la superficie, esa cosa horrible, como la llamas tú, que lleva la muerte en cada uno de sus movimientos. Así es la belleza. Así es México. No lo olvides.”

                  Traducción de Daniel Zadunaisky.

                  Publicada por Emecé Editores.

Anuncios

1 comment so far

  1. […] el blog las cosas que hemos visto nos encontramos lo siguiente sobre Serenade que nos pude dar mejores luces en cuanto la trama de la […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: