Archive for 13 octubre 2014|Monthly archive page

CONSPIRACIÓN DE SILENCIO (1954) de John Sturges

76415301

BadDayatBlackRockEn la época del Hollywood clásico, cuando muchas películas apenas duraban hora y media, los guionistas sabían que no podían andarse por las ramas a la hora de escribir una historia, que debían agarrar por las solapas al espectador desde el primer segundo y no dejar que se soltara hasta que apareciera el the end de turno. El difícil arte de contar solo lo imprescindible, que tanto se ha perdido.

En este sentido, el inicio de Conspiración de silencio (Bad Day at Black Rock) resulta modélico: un tren que circula a toda velocidad, presentado como una amenaza gracias a la planificación de Sturges y al acompañamiento de la enérgica música de André Previn, termina parando en la estación de un pueblucho llamado Bad Rock por primera vez en cuatro años.  Del tren baja un único pasajero, un hombre con un solo brazo llamado John MacReedy (Spencer Tracy), observado por los lugareños con curiosidad o más bien con recelo, quizá simplemente por la novedad que supone su presencia. Pronto sabremos que el hombre manco no ha venido precisamente a admirar el paisaje, sino a rendir cuentas por un suceso ocurrido unos años antes en el que todos los habitantes del pueblo estuvieron implicados.

bad_day_magnum

Lo que nos espera a partir de ese inicio fulgurante son setenta y pico minutos de calma tensa, de violencia latente, de diálogos contundentes afilados por la pluma de Millard Kaufman e interpretados por un elenco de excepción: junto a Tracy, Rober Ryan, Walter Brennan, Lee Marvin, Ernest Borgnine y otros pocos estupendos secundarios. Un drama que bebe de las claves del wéstern y que en manos de Sturges se convierte en una lección magistral de puesta en escena, aprovechando al máximo las posibilidades de planificación que ofrece la pantalla ancha y logrando un ritmo interno que para sí quisieran muchas películas actuales cuyo montaje parece aquejado de párkinson.

bdatbr1

Posiblemente no sea Conspiración de silencio la película a la que más veces volvamos dentro de una filmografía en la que reinan joyas del entretenimiento como Los siete magníficos (The Magnificient Seven, 1960) y La gran evasión (The Great Escape, 1963), pero quizá sí la que demuestra de forma más clara y precisa la maestría narrativa de John Sturges, un cineasta al que demasiadas veces se le ha despachado sin miramientos con la peyorativa etiqueta de “artesano”.

Editada en DVD por Warner.

 

 

Anuncios

VIDA PARA RUTH (1962) de Basil Dearden

6a00d83451cbb069e200e54f1a665c8833-800wi

La Historia del Cine suele dedicarle muy poco espacio a la figura de Basil Dearden, despachándolo probablemente de manera demasiado rápida, mucho más, desde luego, que a cineastas como Tony Richardson, Karel Reisz o Lindsay Anderson, abanderados del free cinema cuya obra, en términos generales, me parece que no ha resistido bien el paso del tiempo. Y si bien es cierto que su cine no anda sobrado de genio, de nervio, de personalidad, no lo es menos que él también tuvo la valentía de tratar, en las que a la postre serían sus mejores películas, ciertos temas espinosos para la época, dejándonos de paso un valioso documento sobre la realidad social inglesa de los años 50 y 60.

LifeForRuth1962

Lo hizo en Crimen al atardecer (Sapphire, 1959), un policíaco que trataba el tema del racismo; en Víctima (Victim, 1961), un drama con tintes de cine negro sobre la homosexualidad, que en aquella época aún era considerada un delito, y en Vida para Ruth (Life for Ruth), posiblemente la menos conocida de las tres, la historia de una niña que, tras sufrir un grave accidente, solo puede salvarse mediante una transfusión de sangre, a lo que el padre se opone porque la Biblia lo prohíbe y privaría a Ruth de la vida eterna. Tras la muerte de la niña, el médico que la atendió decide denunciar al padre por homicidio.

ti104371_large

El film pone en tela de juicio el fanatismo religioso y cuestiona, de manera seria, rigurosa y nada maniquea, hasta qué punto es lícito poder decidir sobre la vida de nuestros hijos – y, por qué no, sobre sus ideas religiosas o políticas, haciéndolos a nuestra imagen y semejanza- a partir de nuestras creencias, convirtiéndolas en suyas cuando aún no pueden entenderlas ni elegir por sí mismos.

Estupendamente escrita e interpretada, Vida para Ruth consigue su doble objetivo de entretenernos y de hacernos reflexionar acerca del tema que trata. Quizá el resultado no sea para tirar cohetes, pero sí para que le dediquemos una parte de nuestro cinéfilo tiempo a un cineasta demasiado olvidado.

descarga

Editada en DVD por Feel Films.

 

CUENTOS EXTRAÑOS de May Sinclair

May Sinclair

Probablemente, el nombre de May Sinclair no les suene demasiado hoy en día a los aficionados a la buena literatura, ni siquiera quizá a los que gustan del género fantástico, pero a principios del siglo XX fue una de las grandes figuras de la escena literaria londinense. Amiga de autores esenciales como Eliot, Pound, Hardy o Henry James, famosa sufragista y estudiosa del psicoanálisis, cultivó la poesía, el ensayo, la novela y el relato.

vida-muerte-de-harriett-frean-cuentos-extranos-may-sinclair-5392-MLA4356430847_052013-OEn el volumen Cuentos extraños (Uncanny Stories, 1923) -publicado en España junto a la novela corta Vida y muerte de Harriett Frean (The Life and Death of Harriett Frean, 1922)- encontramos una estupenda muestra de sus historias protagonizadas por fantasmas, a menudo -en mi opinión, las mejores- de tono sentimental o romántico, alejadas de la vertiente más terrorífica del género.

Entre ellas, pequeñas joyas como “La víctima”, que Eliot ya había publicado, en 1922,  en la revista The Criterion junto a su famoso poema La tierra baldía (The Waste Land); “Donde el fuego no se apaga”, un cuento que encantaba a Borges y que posiblemente sea el más complejo y arriesgado de la colección, o “Si los muertos supieran”, en el que el fantasma de una anciana regresa al mundo de los vivos para asegurarse de que su hijo la quería y no deseaba su muerte.

Aquí os dejo un fragmento de este último, en el que se puede apreciar la sensibilidad y elegancia de la prosa de May Sinclair.

Algo le empujó a volverse y a mirar la silla de su madre.

Y entonces la vio.

Estaba entre él y la silla, erguida y delgada, con la ropa con la que había muerto, el camisón de franela amarillento y la bata.

La aparición se sostenía con dificultad. El cabello apenas se veía y no era más que un sombrero de blanca neblina. El rostro era un marco insustancial para la boca y los ojos, y para las lágrimas que caían en dos surcos brillantes. Era menos una forma que una emoción visible, una angustia.

Hollyer se puso de pie y la miró a los ojos. A través del cristal de sus lágrimas la visión le devolvía una mirada acusatoria y apenada, intensa y terrible.

Entonces, lentamente y con frialdad, empezó a retroceder y se fue alejando, sin mover los pies, con una quietud sobrenatural, sin abandonar, hasta el último instante, su mirada de indestructible reproche.

Y se convirtió en una masa informe a medida que se acercaba a la ventana y ante ella se detuvo un segundo antes de desaparecer, encogiéndose como el vaho en un cristal.

Traducción de Amado Diéguez.

Publicado por Alba Editorial.