Trágica Irene Papas: ELECTRA (1962) / IFIGENIA (1977) de Mihalis Kakogiannis

Electra-225424644-mmedYa que Irene Papas, fallecida el pasado miércoles 14 a los 96 años, comenzó su carrera interpretando personajes de la tragedia griega en el teatro, aquí la recordaremos en dos estupendas adaptaciones de Eurípides firmadas por Mihalis Kakogiannis, el director de la famosa Zorba el griego (Zorba the Greek, 1964), en la que también participó la actriz. Junto a la Medea (1988) de Lars von Trier, me parecen los mayores logros del cine en relación con los clásicos griegos, por encima de Antígona (Antigoni, 1961), la adaptación de la obra de Sófocles por parte de Yorgos Javellas, y de Las troyanas (The Trojan Women, 1971), del propio Kakogiannis.

MV5BZDgzOThkZGUtMzYxNi00Y2VhLThkNDYtNWU4MzMzMmZhNjUzXkEyXkFqcGdeQXVyODY2Njk4ODk@._V1_

Electra (Ilektra), nominada al Oscar a la mejor película de habla no inglesa, nos sitúa en el momento en que la protagonista ha sido expulsada de la ciudad de Argos por su madre, Clitemnestra, y su amante, Egisto, y obligada a vivir con un un labrador en el campo, donde espera el regreso de su hermano, Orestes, al que no ve desde que era un niño, para vengar la muerte de su padre, Agamenón, asesinado por Clitemnestra y Egisto a su regreso de la guerra de Troya.

MV5BZjU2ODM3ZDItMWE3YS00NDA2LWJhY2UtOGM2NTdmNDA4NDZlXkEyXkFqcGdeQXVyODY2Njk4ODk@._V1_

Con música de Mikis Theodorakis y fotografía del gran Walter Lassally, Kakogiannis adapta bastante fielmente el original homónimo de Eurípides -incluida la participación del coro- y consigue transformar en gran cine la tragedia griega, a pesar de algún movimiento de cámara de cara a la galería. E Irene Papas, en el papel de la mujer despiadada que convence a su joven hermano para que mate a su madre, nos ofrece una de las más intensas interpretaciones de su carrera cinematográfica.

Iphigenia_Ifigenia-467528533-mmedQuince años más tarde, la actriz dio vida precisamente a Clitemnestra en Ifigenia (Iphigenia), basada en Ifigenia en Áulide. La acción esta vez nos lleva más de una década atrás, al puerto de Áulide, donde los ejércitos griegos esperan ansiosos poder zarpar hacia Troya. Ante la ausencia de viento que impulse las naves, el augur Calcante le dice al rey Agamenón que ha de sacrificar a su hija mayor, Ifigenia (hermana de Electra y Orestes), a la diosa Ártemis si quiere que las tropas puedan por fin hacerse a la mar. A pesar de sus dudas y del amor por su hija, Agamenón, obligado por los soldados, acepta finalmente el sacrificio de Ifigenia, a la que ha enviado a buscar con la falsa noticia de su boda con Aquileo (Aquiles).

R

Dejando a un lado la fotografía de Giorgos Arvanitis, que no me gusta nada, y las contadas escenas de masas, rodadas de manera muy pedestre, Kakogiannis filma otra magnífica película, nominada también al Oscar y a la Palma de Oro de Cannes, repleta de fuerza y sentimiento y ritmo cinematográfico en la que introduce algunas variaciones a partir de la tragedia de Eurípides, como la crucial presencia de Calcante y Odiseo (Ulises), a los que en la obra solo se nombra, como principales instigadores del sacrificio. Y junto a la majestuosa presencia de Irene Papas como Clitemnestra, cuya última mirada al abandonar Áulide, tras enfrentarse tan fiera como inútilmente a su marido por la vida de su hija, ya nos advierte de que esperará su regreso de Troya para vengarse, una maravillosa y andrógina Tatiana Papamoschou en el papel de la pobre Ifigenia, que acaba aceptando su destino por el bien de Grecia.

img

No comments yet

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: