Archive for the ‘Documentos de cine’ Category

Adiós a Setsuko Hara

SetsukoHaraCollage

Aunque su familia no difundió hasta ayer la noticia de su fallecimiento, Setsuko Hara -cuyo nombre real era Masae Aida- nos dejó el 5 de septiembre, a la edad de 95 años. Conocida sobre todo por sus trabajos para el gran Yasujiro Ozu, su presencia ha quedado para siempre como una de las más importantes, admiradas e influyentes de todo el cine japonés -a pesar de abandonar su carrera como actriz y la vida pública a los 42 años-, hasta el punto de inspirar, según parece, el personaje protagonista de la estupenda película de animación Millennium Actress (Sennen joyû, 2001), dirigida por Satoshi Kon.

Mi película preferida de las protagonizadas por esta inmensa actriz, Primavera tardía (Banshun, 1949), ya tuvo aquí su propio espacio hace tiempo, así que hoy la recuerdo en otras tres de las muchas maravillas que lo habrían sido menos sin ella: No añoro mi juventud (Waga seishun ni kuinashi, 1946) de Akira Kurosawa, Cuentos de Tokio (Tokyo monogatari, 1953) de Ozu y La voz de la montaña (Yama no oto, 1954) de Mikio Naruse, la maravillosa adaptación de la novela homónima escrita por otro grande, Yasunari Kawabata.

Gracias por todo.

tumblr_lgdql48LDi1qzmkjxo1_500

63974-voyage-a-tokyo-1953-01-g-1

vlcsnap-2010-08-29-17h16m25s158

Recordando a Maureen O’Hara

maureen-o_hara

El día 24 de este mes nos dejaba, a los 95 años, la gran Maureen O’Hara, la pelirroja irlandesa vinculada inevitablemente a las cinco películas que interpretó para John Ford, las mejores de su carrera. Aunque pueda parecer extraño al tratarse de una actriz como ella, el resto de su filmografía no ofrece demasiados grandes títulos -tres o cuatro- e incluso sería recomendable que nadie viera cartones del tamaño de Perseguido (The Fallen Sparrow, 1943) de Richard Wallace, en la que ni siquiera ella se salva.

Por fortuna, siempre podremos volver a verla en películas como las que aquí recordamos: Esmeralda, la zíngara (The Hunchback of Notre Dame, 1939) de William Dieterle, junto a Charles Laughton; ¡Qué verde era mi valle! (How Green Was My Valley, 1941), la primera de sus colaboraciones con Ford; Esta tierra es mía (This Land is Mine, 1943), de nuevo con Laughton, a las órdenes de Jean Renoir; Río Grande (Rio Grande, 1950) y El hombre tranquilo (The Quiet Man, 1952), ambas de Ford y junto a John Wayne, y Nuestro hombre en La Habana (Our Man in Havana, 1959) de Carol Reed, en la que hizo pareja con Alec Guinness.

(GERMANY OUT) American movies in the 1930ies Charles Laughton and Maureen O'Hara in a scene of the movie 'The Hunchback of Notre Dame' Directed by: William Dieterle USA 1939 Produced by: RKO Pictures Vintage property of ullstein bild (Photo by ullstein bild/ullstein bild via Getty Images)

howgreenwasmyvalley2

This Land Is Mine (1943) Directed by Jean Renoir Shown from left: Charles Laughton, Maureen O'Hara, John Donat

Rio_Grande

imagen68484g

our-man-in-havana

 

 

LAS COSAS QUE HEMOS VISTO. WELLES Y FALSTAFF de Esteve Riambau

14fb29a6ce4d269b151fcd225260b5ce

Jesus, the days that we have seen! Ha, Sir John? Said I well?

We have heard the chimes at midnight, Master Robert Shallow.

9788415117346Este año se cumplen el centenario del nacimiento de Orson Welles y el 50 aniversario del estreno de Campanadas a medianoche (Chimes at Midnight, 1965), dos buenos motivos, por si hiciera falta alguno, para volver a mi película favorita de Welles -la que mejor aúna el espectáculo de su cine con el lirismo y el cariño por sus personajes- y para leer el estupendo libro Las cosas que hemos visto. Welles y Falstaff (2015), escrito por Esteve Riambau, uno de los grandes especialistas en la obra del genio de Kenosha y actual director de la Filmoteca de Catalunya. Además, resulta obligado citar una obra cuyo título es el mismo que el de este blog, esas “cosas que hemos visto” -o “The days that we have seen“- de las que hablan Shallow y Falstaff en el inolvidable inicio del film.

chimes4

Tras unos capítulos introductorios en los que se analiza la presencia de Shakespeare en la obra teatral y cinematográfica de Welles y, especialmente, su temprano interés por el personaje de Falstaff, el libro de Riambau pasa a informarnos de manera exhaustiva de todos los aspectos relacionados con un rocambolesco rodaje en España plagado de jugosas anécdotas que estuvo a punto de irse al traste en varias ocasiones por problemas de todo tipo y que a la postre, por las circunstancias de sobra conocidas que rodearon la carrera del cineasta, dio a luz una de las películas capitales de nuestro cine.

chimes_cap9

Un rodaje como el de Campanadas a medianoche, desarrollado con los precarios medios del cine español de los años 60, un reparto internacional cuya contratación por debajo de los precios de mercado condicionaba fechas y localizaciones y un calendario de producción que dobló en el tiempo las semanas inicialmente previstas solo podía haber sido acometido por alguien dotado de la grandeza, la experiencia y, por qué no admitirlo, la osadía de Orson Welles. Por un cineasta forjado en el teatro y la radio, que había gozado de privilegiados medios de producción en el Hollywood de principios de los años 40 y que, a partir de 1948, seguiría su carrera en Europa gracias a su capacidad para hacer de la necesidad virtud mediante aptitudes en todos los terrenos de la creación cinematográfica, que él dominaba personalmente hasta los más mínimos detalles. Por un cineasta que, desde hacía 20 años, había alimentado el sueño de encarnar el personaje de Falstaff, su álter ego, primero en teatro -en dos ocasiones- y finalmente en cine mediante una producción no tan boyante como la que hubiese deseado pero de la que supo sacar partido con un talento desmesurado y una extraordinaria habilidad para luchar contra todo tipo de adversidades, desde los ajustes del presupuesto a unas cantidades que superaron, con creces, las inicialmente estipuladas, hasta la gestión de su propio carácter, tan seductor y generoso en ocasiones como colérico y pícaro frente a los contratiempos. Un talante, en definitiva, no muy distinto del de Falstaff.

224d8e2d-fcfa-4456-acc0-fcb011d4a8a3_zps6d066226

Publicado por Luces de Gálibo.

Adiós a Omar Sharif

640x392_19925_84559

Ayer viernes, 10 de julio, falleció el actor egipcio Omar Sharif, víctima de un infarto. Conocido sobre todo por sus dos interpretaciones a las órdenes de David Lean, debutó en el cine de la mano del gran cineasta egipcio Youssef Chahine, con un pequeño papel en Shaytan al-Sahra (1954).

Aquí lo recuerdo en las que me parecen sus cuatro mejores películas: Siraa Fil-Wadi (1954) de Chahine, en la que tuvo su primer papel protagonista y en cuyo rodaje conoció a su futura esposa, la gran actriz egipcia Faten Hamama; Lawrence de Arabia (Lawrence of Arabia, 1962) y Doctor Zhivago (1965), dos de las grandes obras maestras de Lean, y La caída del Imperio Romano (The Fall of the Roman Empire, 1964), el estupendo film de Anthony Mann.

8O39WRz

lawrence-of-arabia-still

Doctor-Zhivago-doctor-zhivago-32081461-500-350

sophia_loren_11

 

 

 

 

 

ME ODIARÍA CADA MAÑANA de Ring Lardner, Jr.

lardnermug1

-Se trata de una pregunta muy simple -continuó-. Cualquiera estaría orgulloso de contestarla; cualquier americano auténtico estaría orgulloso de contestar la pregunta “¿es ahora o ha sido en el pasado miembro del Partido Comunista?”; cualquier americano auténtico…

-Depende de las circunstancias -le dije-. Yo podría contestar, pero si lo hiciera me odiaría cada mañana.

Hijo y hermano de escritores y periodistas, Ring Lardner, Jr. fue uno de los más precoces talentos literarios del Hollywood de los años 40. Nacido en 1915, ganó el primero de sus dos Oscars en 1942 por el guion, escrito junto a Michael Kanin, de La mujer del año (The Woman of the Year), la primera película del tándem Katharine Hepburn y Spencer Tracy, dirigida por George Stevens; el segundo lo obtuvo muchos años después, en 1970, gracias a M.A.S.H. de Robert Altman. Entre uno y otro, una vida marcada por ser uno de los tristemente famosos Diez de Hollywood señalados por el Comité de Actividades Antiamericanas en 1947.

9788495764539En su autobiografía Me odiaría cada mañana (I’d Hate Myself in the Morning, 2000), además de hablarnos de los cineastas y estrellas que conoció -entre estas últimas, su amiga Katharine Hepburn, que siempre le apoyó-, repasa los hechos ocurridos durante unos años en que en Estados Unidos se perseguía todo aquello que oliera mínimamente a comunismo y recuerda especialmente a los otros nueve compañeros cuyos nombres aparecían en la lista: Alvah Bessie (guionista), Lester Cole (guionista), Herbert Biberman (guionista y director), Edward Dmytryk (director), John Howard Lawson (guionista), Albert Maltz (guionista), Samuel Ornitz (guionista), Adrian Scott (productor y guionista) y el gran Dalton Trumbo (novelista, guionista y director).

El único defecto de este estupendo libro, imprescindible para historiadores del cine y recomendable para cualquier aficionado, es que sus doscientas y pico páginas te dejan con ganas de mucho más.

Diez de los testigos fueron emplazados a fecha fija en las citaciones; a ocho, yo entre ellos, se nos indicó que aguardásemos en casa hasta que se nos asignara una fecha, pero como muestra de solidaridad decidimos viajar todos juntos reclamando apoyo a lo largo del camino y en Washington mismo. Después que una foto de Frances y yo sentados entre el público apareciese destacada en un periódico, fui inopinadamente llamado al podio en sustitución de mi amigo Waldo Salt durante una sesión que acabaría siendo la última. Por ironías del destino, la inviabilidad de recurrir a la cláusula contra la autoinculpación nos convirtió a los diez declarantes en culpables.

Traducción de José Moreno Torres.

Publicado por Ediciones Barataria.

¡FELIZ CINE Y FELIZ NAVIDAD!

2011_12_23_PHOTO-b2027462300ceaf8d905c9017eb5b583-1324647037-53

x3k2RD0hs50I5LbIovgAkkTyfnV

current_1334_014_large

Placido16

EXIni

Pesadilla-antes-de-Navidad-3D-04

navidad-diosnosbendigarrrrgg

Philip Seymour Hoffman: adiós a uno de los grandes

1391367172_258014_1391367290_noticia_normal-560x325

El inesperado fallecimiento, a los 46 años, de Philip Seymour Hoffman me parece uno de los mayores varapalos que se ha llevado el cine en toda su historia. Se acabó Hoffman y se llevó con él todos los personajes que no llegó a interpretar y que le habrían convertido, si no lo era ya, en uno de los más grandes actores de siempre.

Aquí lo recuerdo en la obra maestra de los Coen El gran Lebowski (The Big Lebowski, 1998), junto a Jeff Bridges; en Capote (2005) de Bennett Miller, por la que ganó el Oscar; con Tom Hanks en la divertidísima La guerra de Charlie Wilson (Charlie Wilson’s War, 2007) de Mike Nichols y en La duda (Doubt, 2008) de John Patrick Shanley, donde protagonizó, junto a Meryl Streep, uno de los grandes duelos interpretativos de los últimos años. Descanse en paz.

MCDBILE EC009

MCDCAPO EC002

Philip_Seymour_Hoffman_in_Charlie_Wilsons_War_Wallpaper_10_1280

35

philip-seymour-hoffman-reu--647x350

 

 

EL BANQUETE DE LOS GENIOS de Manuel Hidalgo

2009022802105740_375En noviembre de 1972, el cineasta George Cukor organizó en su mansión de Hollywood una comida en homenaje a Luis Buñuel, cuya película El discreto encanto de la burguesía (Le charme discret de la bourgeoisie, 1972) ganaría el Oscar a la mejor película en lengua no inglesa en marzo de 1973. Buñuel acudió a la comida acompañado de su hijo Rafael, de su guionista Jean-Claude Carrière y del productor Serge Silberman. Cukor, a su vez, invitó a unos cuantos amigos y compañeros de profesión: Billy Wilder, George Stevens, William Wyler, Alfred Hitchcock, Rouben Mamoulian, Robert Wise, Robert Mulligan, John Ford y Fritz Lang, quien no pudo acudir debido a su delicado estado de salud.

EL-BANQUETE-DE-LOS-GENIOSDe la reunión se conservan varias fotos de los invitados conversando y unas cuantas del grupo posando para la cámara. Estas últimas, a pesar de que en ellas no aparece Ford porque tuvo que retirarse, indispuesto, antes de tiempo, muestran la que todavía hoy está considerada como la mayor concentración de talento cinematográfico que se haya visto.

El novelista, guionista y crítico de cine Manuel Hidalgo ha querido recordar aquel momento histórico en su estupendo libro El banquete de los genios (2013). En él realiza un exhaustivo análisis de El discreto encanto de la burguesía, repasa las personalidades y las filmografías de los invitados y su posible relación con las de Buñuel y, por supuesto, se centra en recuperar las sabrosas anécdotas relacionadas con la reunión. Una invitación en toda regla, que se lee de una sentada, para cualquier buen amante del cine.

En esta foto aparecen conversando George Stevens y Billy Wilder mientras, fumando sentado, John Ford los escucha.

john-ford-e1376306345284

Y aquí la foto de familia. De pie, de izquierda a derecha: Robert Mulligan, William Wyler, George Cukor, Robert Wise, Jean-Claude Carrière y Serge Silberman. Sentados, de izquierda a derecha: Billy Wilder, George Stevens, Luis Buñuel, Alfred Hitchcock y Rouben Mamoulian.

El_banquete_de_los_genios-_Un_homenaje_a_Luis_Bunuel-_Manuel_Hidalgo_EDIIMA20130527_0006_14

Publicado por Ediciones Península.

Joan Fontaine: recuerdos desde Viena, en 1900…

joan-fontaine--644x362

Parece que la parca anda haciendo horas extras estos días entre las grandes estrellas del cine: tras los de Eleanor Parker y Peter O’Toole, hoy hemos conocido la noticia del fallecimiento, a los 96 años, de Joan Fontaine, una de las grandes actrices del Hollywood de los años 40 y 50 y hermana menor de Olivia de Havilland, con quien no se llevaba precisamente bien.

Aquí la recuerdo en algunas de sus mejores películas: Rebeca (Rebecca, 1940) de Alfred Hitchcock, en la que compartió protagonismo con Laurence Olivier; Sospecha (Suspicion, 1941), también de Hitchcock y junto a Cary Grant, film por el que conseguiría el Oscar; Alma rebelde (Jane Eyre, 1943), un estupendo drama romántico de Robert Stevenson en el que se medía a Orson Welles, y Ivanhoe (1952) de Richard Thorpe, en la que competía con Elizabeth Taylor por el amor de Robert Taylor.

rebecca2_0

soupcons_suspicion_1941_portrait_w858

Fontaine-finaledit-013

Ivanhoe 17

Y mención aparte para Carta de una desconocida (Letter from an Unkown Woman, 1948) de Max Ophüls, quizá mi película preferida de toda la historia del cine. En mi memoria, Joan Fontaine siempre será la Liza de esta maravilla ambientada en Viena, en 1900…

JoanFontaine01

En recuerdo de Peter O’Toole

Peter-OToole-1962inicio

Hace unas pocas horas se dio a conocer la noticia del fallecimiento, a los 81 años, del gran actor irlandés de cine y teatro Peter O’Toole, candidato al Oscar en numerosas ocasiones y finalmente premiado, de manera honorífica, en el año 2003. Su primer papel importante, y el que marcaría irremediablemente toda su carrera, fue en la majestuosa película de David Lean Lawrence de Arabia (Lawrence of Arabia, 1962). Su transformación, más que interpretación, en la histórica figura del oficial británico T. E. Lawrence sigue siendo una de las presencias en una pantalla más impresionantes de la historia del cine.

otoole1

Tras el film de Lean, aquí lo recuerdo en las otras dos películas que más me gustan de su filmografía, en otras dos colosales interpretaciones: Lord Jim (1965) de Richard Brooks, un clásico de aventuras según la novela de Joseph Conrad, y El león en invierno (The Lion in Winter, 1968) de Anthony Harvey, el drama histórico en el que formó una pareja insuperable junto a Katharine Hepburn, dando vida respectivamente a Enrique II Plantagenet y a su maquiavélica esposa Leonor de Aquitania.

1873964,B5jGH8SUJdtW9mW4BIbKPtiqzHTDZzEtgHM7pp77xTJdMf3pUgk7xLDXZ8tKvlDi1H1IAfmPU7pckuW_8sNCwg==

lion-in-winter

Y, para finalizar, otro de los grandes momentos de Lawrence de Arabia, inmejorable a modo de despedida. Descanse en paz.

Peter-OToole