Archive for the ‘Clint Eastwood’ Tag

LONE STAR (1996) de John Sayles

Repasando la filmografía hasta la fecha de John Sayles, queda bastante claro que no ha acabado de responder a las espectativas que generaron sus primeras películas, pero no es menos cierto que casi todos sus trabajos nos dejan algún detalle, algún momento de buen cine que nos hace seguir confiando en que su próximo estreno sea, por fin, una obra maestra.

        Lone Star me parece, hasta el momento, su mejor película. La historia transcurre en una localidad tejana en la frontera con Méjico, a la que siguen llegando con frecuencia inmigrantes ilegales. El hallazgo de un esqueleto enterrado, que resulta ser el del cadáver de un sheriff desaparecido años atrás (Kris Kristofferson), y la investigación más personal que profesional que lleva a cabo el sheriff actual (Chris Cooper) obligan a los habitantes de la ciudad a recordar una parte de su pasado que intentaron ocultar y a recuperar los secretos, las mentiras y el crimen sobre los que sustentaron sus vidas, para librarse definitivamente de viejos fantasmas.

        Película coral (mucho mejor, desde luego, que las que filmó Robert Altman, cineasta cuyo prestigio me sigue resultando un misterio) de extraordinario reparto, Lone Star se asemeja, en el dibujo de sus personajes, en sus diálogos y, sobre todo, en su estructura dramática, mucho más a las grandes series de televisión que al reciente cine norteamericano. Y, de propina, nos regala los flash-backs más brillantes que haya visto desde los que filmó Clint Eastwood en Bird (1988).

                Editada en DVD por Warner.

LA INVASIÓN DE LOS ULTRACUERPOS (1978) de Philip Kaufman

Al adaptar la novela de Jack Finney Los ladrones de cuerpos (The body snatchers, 1955), Don Siegel realizó una de sus mejores películas: La invasión de los ladrones de cuerpos (Invasion of the body snatchers, 1956), que se convertiría en uno de los grandes clásicos del cine de ciencia-ficción y que dio lugar a las más variadas interpretaciones, en ocasiones incluso contradictorias (algunos opinaron que era un ataque contra el macartismo y otros que atacaba al comunismo).

        El director y guionista Philip Kaufman -suyos son los guiones, al menos en parte, de las excepcionales El fuera de la ley (The outlaw Josey Wales, 1976) de Clint Eastwood, y En busca del arca perdida (Raiders of the lost ark, 1981) de Steven Spielberg- realizó una nueva adaptación de la novela de Finney -con el mismo título original que la de Siegel, aunque aquí se llamó La invasión de los ultracuerpos– y también dio en la diana: aunque sigue a la sombra de su predecesora, no tiene mucho que envidiarle.

        De la mano de Kaufman, la historia de las vainas gigantes llegadas del espacio que dan a luz réplicas exactas de los seres humanos, cuando éstos se quedan dormidos, para ocupar su lugar y dominar el planeta, se convierte en un film mucho más terrorífico, pero dando prioridad siempre a los personajes y a la visión de un mundo dominado por unos seres que, aunque iguales físicamente a nosotros, son incapaces de pensar y de tener sentimientos.

        Con un gran reparto en el que destaca, cómo no, Donald Sutherland, y con breves apariciones de Robert Duvall, del propio Don Siegel y de Kevin McCarthy (el protagonista de la primera adaptación), La invasión de los ultracuerpos nos guarda, además, uno de los más impactantes finales del género.

                  Editada en DVD por Metro Goldwyn Mayer.

CAZADOR BLANCO, CORAZÓN NEGRO de Peter Viertel

 

 

 

 

 

 

 

 

Cazador blanco, corazón negro (White hunter, black heart, 1953) es, por un lado, la crónica del rodaje de La reina de África (The african queen, 1951), uno de los films más míticos de John Huston (aunque no de mis preferidos), y, por otro, el retrato del propio Huston y de su obsesión por cazar un elefante, lo cual estuvo a punto de dar al traste con la película. Peter Viertel, que fue colaborador asiduo de Huston y que terminó de dar forma al guión creado por James Agee, escribe sobre su relación y enemistad con el cineasta, sobre los entresijos de la elaboración de un guión y el rodaje de una película, y sobre cómo el egoísmo de un genio es capaz de dañar todo lo que hay a su alrededor, consiguiendo una gran novela de aventuras y, sobre todo, una de las visiones más interesantes que la literatura ha dado sobre el cine.

        La novela fue llevada al cine en 1990 por Clint Eastwood, quien además de dirigir interpretó el papel de John Huston. Sin ser de las más conocidas, es una de las mejores películas de su filmografía (mucho mejor, desde luego, que sus últimos trabajos) y, posiblemente, su mejor interpretación.

“No han sido pocos los que han imitado su estilo de vida. Actores, escritores y hasta productores han intentado hacer en alguna ocasión  lo que él hacía un día sí y otro también, y todos han acabado mal: en prisión, endeudados, o dependiendo del Fondo de Ayuda de la Industria Cinematográfica. Quizá carecieran de su talento, aunque no creo que se tratara de eso. Creo que carecían de la capacidad mágica, casi divina, que él tenía para caer de pie.”

                 Publicada por Editorial Berenice.

                 Traducción de Carmen Acuña Partal, Marcos Rodríguez

                 Espinosa y Elena García Izquierdo.

LA COSECHA DE DASHIELL HAMMETT (y II)

Sergio Leone inaugura su famosa Trilogía del dólar , en 1964 yeastwood-dolares con un semidesconocido entonces Clint Eastwood, filmando Por un puñado de dólares (Per un pugno di dollari), abanderada de lo que se conocería como spaguetti-western. El filme no se basa en la novela de Hammett sino que bebe directamente de la película de Kurosawa, con el mismo argumento y un pistolero sin nombre, hierático y silencioso, que hace las veces de samurai. Según Leone, su película quería homenajear a Yojimbo, pero la productora japonesa puso una denuncia por plagio. Durante los dos años siguientes el director italiano completaría la trilogía con las superiores La muerte tenía un precio (Per qualche dollaro in pìu, 1965) y El bueno, el feo y el malo (Il buono, il brutto, il cattivo, 1966), dos westerns que son, además, dos grandes comedias.

        En 1990, y con sólo dos películas en su haber, los hermanos Coen van y consigumuerte_entre_las_floresen el que para mí sigue siendo su mejor film, un pedazo de obra maestra titulada Muerte entre las flores (Miller´s crossing). Para ello elaboran una compleja trama que toma prestados elementos tanto de Cosecha roja como de La llave de cristal (The glass key, 1931), otra gran novela de Hammett que ya había sido llevada al cine con el mismo título en 1942, de la mano del director Stuart Heisler y con Alan Ladd de protagonista. Con una ejemplar recreación de la época, unos impresionantes actores con ese monstruo de la interpretación que lm02132es Albert Finney a la cabeza, y una sublime estilización de la violencia (la escena del tirotero con ametralladoras es pura coreografía), los Cohen realizan una tremenda recreación del universo hammettiano y una de las obras clave del cine de los 90. Años más tarde, con El gran Lebowski (The big Lebowski, 1998), logran una de las películas más originales y delirantes del cine americano, una divertidísima burrada que siempre me ha parecido un homenaje paródico a la obra de otro grande de la novela negra, Raymond Chandler. Lástima que lleven tiempo en baja forma. Ni siquiera con un material de primer orden como es la novela de Cormac McCarthy No es país para viejos (No country for old men, 2last_man_standing_ver13005) han conseguido volver a hacer un film a la altura de sus mejores logros de la anterior década. 

        El irregular Walter Hill retoma la historia, en esta ocasión convenientemente acreditada, para dirigir El último hombre (Last man standing, 1996), con un Bruce Willis en su salsa en el papel que interpretaron Eastwood y Mifune, y Cristopher Walken dándole la oportuna réplica. Una magnífica película, con un ritmo que no decae en ningún momento y unas escenas de acción soberbiamente filmadas por un director que demuestra lo gran narrador que es (a veces). 

          Cosecha roja, junto al resto de la obra de Dashiell Hammett, está publicada por Alianza Editorial.

EL SEDUCTOR (1971) de Don Siegel

3367389937Clint Eastwood siempre ha reconocido su deuda con, entre otros directores, Sergio Leone y Donald Siegel. Si la obra del primero no ha hecho sino revalorizarse con el paso del tiempo, Siegel sigue siendo considerado por muchos como el realizador de algunas buenas películas y de bastantes pestiños.

     En 1971 dirigió dos películas: la celebérrima Harry el sucio (Dirty Harry) y El seductor (The beguiled), su film más extraño y personal, y un fracaso en taquilla. Ambientada en la Guerra de Secesión norteamericana, El seductor es un cuento macabro, una versión malsana de Blancanieves y los siete enanitos, plena de erotismo y violencia soterrada, aún más ominosa por lo que se insinúa que por lo que se muestra. Es uno de esos films que mezclan géneros para alcanzar lo inclasificable, como La noche del cazador (The night of the hunter, 1955), aquella obra maestra de Charles Laughton que sirvió para que no volviera a ponerse detrás de una cámara.

     Editada en DVD por Universal.