Archive for the ‘Maurice Ronet’ Tag

La melancolía de Jeanne Moreau

Quizá no era la más guapa del baile, pero siempre lo parecía; no sé si fue la mejor actriz, pero tampoco me lo pregunto porque nunca me pareció que actuara. Orson Welles -siempre Welles- dijo que era la más grande.

Solo su presencia hizo soportables las películas de Losey en las que participó; dijo adiós al wéstern clásico junto a Monte Walsh; dio calor al gordo Falstaff mientras escuchaban las Campanadas a medianoche; se jugó sus días a la ruleta junto a La bahía de los ángeles; amó a Jules y Jim y a Truffaut y a Louis Malle y a tantos otros; nadie paseó como ella bajo la lluvia, mientras Maurice Ronet intentaba huir del Ascensor para el cadalso

La escritora Françoise Sagan dijo que un hombre enamorado de Jeanne debería hacerla reír cuando estuviera melancólica. Desde ayer, la melancolía en el cine ya no es lo que era; la nuestra, en cambio, es cada vez mayor.

 

AMADOR (1964) de Francisco Regueiro

En la filmografía de Francisco Regueiro están algunas de las películas más originales, heterodoxas, y con más mala baba del cine español, como demuestra, sin ir más lejos, Madregilda (1993), posiblemente su obra más conocida. Y dentro de esa filmografía a contracorriente encontramos pequeñas joyas como Amador, la historia de un tipejo sin oficio ni beneficio, un niño grande que está como un cencerro y que abandona a su mujer y a su hijo obsesionado por casarse con una millonaria. Mientras dura su desorientada búsqueda, vive de los favores de una tía que también tiene lo suyo (impagable la escena en que lo baña como a un bebé) y de lo que roba a las mujeres que se le acercan, a las que asesina con una navaja.

        La película pasa de puntillas sobre la investigación criminal y sobre las escenas violentas, resueltas de un plumazo, y se centra en el retrato de un desequilibrado que no sabe si va o viene y cuyos pensamientos vamos conociendo a través de su propia voz en off, interpretado por un Maurice Ronet cuya mirada me recuerda a veces a la de Tony Curtis dando vida a Albert De Salvo en El estrangulador de Boston (The Boston strangler, 1968), una de las obras maestras de Richard Fleischer.

        Sin ser una película redonda (su duración me parece excesiva y la voz en off, en ocasiones, entorpece el ritmo y le da un excesivo tono literario), Amador es más que recomendable para los aficionados a las rarezas y las obras de culto del cine español, y es ideal para una doble sesión junto a otra película de 1964 a la que también hay que dar de comer aparte: El extraño viaje, la obra maestra de Fernando Fernán-Gómez.

             Editada en DVD por Filmax.